trabajo asesoria barcelona

¿Qué hace un asesor legal en una empresa?

El asesor legal es una figura que ya se ha instaurado en las empresas, por lo que es habitual que la mayoría dispongan de él. En cualquier asesoría Barcelona o Madrid, por ejemplo, es probable que sea así.

Pero ¿sabes a qué se dedica este profesional?

Los modelos de actuación de las empresas cambian cada cierto tiempo impulsadas, sobre todo, por el periodo económico que estamos viviendo, tan relacionado con la crisis, que obliga a evolucionar y buscar nuevos métodos de subsistencia. En esta situación, es lógico que siempre queramos contar con un asesor legal, puesto que aunque podemos buscarlo de manera puntual, lo ideal es que las empresas cuenten con un asesor jurídico de confianza que se encargue de controlar cada una de las relaciones con los trabajadores, proveedores, administradores y clientes.

Con todo esto, es de suponer, y con razón, que este profesional se haya convertido en una parte esencial de la estrategia empresarial.

Por lo general, las grandes empresas cuentan con todo un departamento jurídico. Pero las pequeñas y medianas empresas, por motivos más que obvios y razonables, buscan este asesoramiento de manera ajena.

Una buena opción es pagar mensualmente al despacho elegido en función de las consultas y de la actividad realizada. Al fin y al cabo, en cualquier empresa se deben cubrir diversas áreas, como la mercantil, laboral, administrativa y civil.

Además, el despacho o el profesional adecuado debe contar con conocimientos legales y empresariales al mismo tiempo. También deben demostrar ser activos, saber coordinar equipos, tener cierta empatía, ser resolutivos, y gestores de riesgos empresariales dentro del marco legal. Asimismo, es adecuado que gocen de conocimientos de idiomas, así como capacidad de liderazgo.

Este departamento lleva a cabo funciones jurídico-administrativas y ofrece apoyo y asesoría legal en el desarrollo de la actividad empresarial. Deben demostrar a la empresa que conocen las obligaciones de ambas partes, pero también, los derechos de empresarios y trabajadores.

Otra de las actividades más comunes que desarrollan es la representación de la empresa en litigios. Por lo que, en resumen, es necesario que toda empresa cuente con un departamento jurídico