Esto es lo que tú puedes hacer para cuidar del agua

El 22 de marzo es el Día Mundial del Agua y todos jugamos un papel importante en su conservación, desde las industrias a cada uno de nosotros.

El reto es importante, vital de hecho.

Porque aportando datos como que el 71% de la Tierra está cubierto de agua no aporta demasiado —todos lo sabemos— pero si te contamos que hay 884 millones de personas en el mundo que no tienen acceso a agua potable, que hay 2’6 millones de ciudadanos sin acceso a instalaciones sanitarias o que se prevé que los grandes éxodos de un futuro cercano sean por el efecto de sequías y otros desastres naturales… ¿el agua adquiere aún más relevancia, no? Y más si contamos con que sólo el 2’8% de ése agua es apta para el consumo.

Lo que puedes hacer para proteger el agua

A menudo se oyen voces del tipo “son las industrias las que tienen que cuidar del planeta…”. Y lo hacen. Existen empresas cuya actividad se vuelca exclusivamente en procesar los elementos que intervienen en su actividad para que el entorno no resulte dañado. Empresas como Condorchem se especializan en el tratamiento de aire y de aguas industriales llevando a cabo gran cantidad de procesos, con lo que se consigue neutralizar todo elemento que, de otro modo, sería nocivo para el medio ambiente.

Pero la rutina de cada uno/a de nosotros/as también tiene un impacto en la preservación (o no) del medio ambiente. ¿Has oído hablar de la huella hídrica? (aquí tienes info al respecto).

Nosotros te traemos unos consejos, 5 pequeñas acciones que puedes hacer para aportar tu granito de arena en la preservación del agua del planeta.

 

(Medio) decálogo para tu día a día

No hacen falta muchas acciones para empezar a vivir de forma consciente con la huella que nuestras acciones tienen en nuestro entorno. ¿Introducirías estas 5 rutinas en tu vida? ¿O ya lo haces?

  1. Reduce el consumo de carne industrializada

No es que tengas que volverte vegeteriano/a. Se trata de tomar consciencia de que por cada quilo de carne que se produce de manera industrial se gastan 15.500 litros de agua. Por eso es interesante consumir de proximidad o en pequeños mataderos, recuperar un poco esos orígenes y una cría más sostenible. Aparte hay iniciativas como el #LunesSinCarne que propugnan un consumo menor de carne librando un día a la semana de comer carne. ¿Lo harías?

 

  1. Apuesta por el producto local

Comprar las lechugas para tu ensalada en la masia que tienes a diez minutos de casa es buena idea. Y si es cultivo ecológico, mejor que mejor. Se trata de usar sistemas de riego sostenibles, de evitar el uso de pesticidas de paso porque junto con los plaguicidas contaminan bastante el medio. Pero sobre todo lo más interesante es que estos productos se venden por su sabor y no por su estética. O lo que es lo mismo, si una manzana está en buenas condiciones pero tiene una mota que la afea, no van a tirarla. Porque el producto es bueno y el sabor es mejor que en el cultivo masivo.

 

  1. Cierra el grifo de casa cuando no estés usando el agua

Vaya, es básico pero es algo que no todo el mundo hace. Mientras te enjabonas en la ducha, no es necesario que el agua vaya corriendo, de la misma forma que es mucho más sostenible enjabonar primero todos los platos y luego aclararlos todos a la vez quizás usando una cubeta si quieres ahorrar más. Y tu factura del agua lo notará.

 

  1. Coloca difusores en los grifos

Cómpralos en tu ferretería e instálalos, así de fácil. Son un tipo de sistemas que insuflan aire en el chorro de agua, haciendo que salga un chorro abundante pero que en realidad tiene más parte de aire y menos de agua. Así que friegas los platos o te duchas igual de cómodo/a que siempre pero ahorrando hasta un 50% de agua.

 

  1. Tu ropa también importa

De la misma forma que producir un quilo de carne gasta muchos y muchos litros de agua, fabriucar cualquier prenda de ropa o de calzado también tiene una huella hídrica importante. Por eso, piensa cuántos pantalones necesitas o si esa camisa que has visto en un escaparate realmente te hace falta. Interesante el Proyecto 333: vivir tres meses con sólo 33 prendas que incluyen complementos y todo. ¿Serías capaz?

 

Así que en resumen no se trata sólo de lo que hagan las industrias o empresas especializadas como Condorchem. También hay mucho que tú puedes hacer, día tras día, para velar por ese bien tan preciado que es el agua. ¡Comparte el post en redes sociales si te ha parecido interesante!