mochila peso

Consejos para no poner demasiado peso en la mochila

En ocasiones, hacemos todo lo posible por escoger entre numerosas mochilas infantiles la que mejor cuidará de la espalda de nuestros pequeños y, pese a todo, terminamos añadiendo tanto peso que nuestra inversión no significará nada bueno para su espalda.

mochila peso colegio

Lo cierto es que, en ocasiones, la asistencia al colegio requiere de tanto material que es imposible reducir el peso que deben llevar los estudiantes. Por ello, no queda más que echar mano de consejos como estos para intentar reducir el impacto lo máximo posible:

  • Lo ideal es una mochila con hombreras anchas, de un mínimo de cuatro centímetros, y que se puedan ajustar. Un buen acolchado también será beneficioso.
  • La mochila no debe ser más ancha que la zona donde irá apoyada, es decir, la zona dorsal alta de la espalda. Y, para mayor comodidad, debería contar con un ajuste anterior que consista en unas bandas sobre el abdomen.
  • La forma correcta de colgarla es sobre los dos hombros, de ambos tirantes, y en la zona dorsal. Es un gran error apoyarla en la zona lumbar baja, así como colgarla de una sola asa.
  • La manera en que la llenamos también puede suponer una gran diferencia para quien la carga. Siempre debes colocar lo más pesado en la parte de abajo y lo más pegado posible a la espalda.
  • Y, por supuesto, sólo debe cargar con los libros imprescindibles para ese día en concreto de la semana.
  • Nunca se debe permitir que el pequeño cargue con un peso superior al 10% (15%, como mucho) del suyo corporal. Por ello, es importante que busquemos una mochila que no sea pesada de por sí, que tenga un peso igual o inferior a 1’2 kg. De este modo, tendremos mayor margen para colocar el material escolar.
  • ¿El colegio dispone de taquillas? De ser así, hazte con una para que el pequeño tenga que transportar el mínimo posible de libros y diccionarios.

Sin embargo, esto no es todo. También debemos educar a los niños en la buena postura corporal que deben tener en todo momento. Por poner un par de ejemplos, deben tomar asiento con la espalda recta y evitar caminar con los hombros caídos.

Al final, debemos velar por la salud de los pequeños que se encuentran en crecimiento para evitar que desarrollen problemas de espalda en el futuro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *