Qué debes hacer antes de reformar un edificio

Los años no pasan el balde, y aunque esta expresión se suele emplear para hacer referencia a las personas, no es menos cierta en los edificios. Con el paso del tiempo, terminan encontrándose en mal estado, y los propietarios deciden hacer reformas de edificios integrales. Y cuando llega este punto, lo ideal es tener en cuenta una serie de pasos antes de lanzarse a la reforma:

 

1- Analiza el estado de la estructura del edificio

Lo primero que hay que hacer es esto. Llama a un arquitecto para que estudie si es necesario reforzar muros, coser grietas, añadir contrafuertes, etc. Por otro lado, también se puede estudiar y decidir si quiere reforzar el aislamiento acústico; se debe informar de esto antes de comenzar la reforma.

 

Asimismo, también hay que determinar qué elementos se quieren conservar y cuáles, no. Por ejemplo, vigas antiguas, partes de paredes restauradas o cualquier otro elemento que nos pueda parecer la esencia de la vivienda.

 

2- Rehabilitar la instalación eléctrica

La gran parte de las casas antiguas tienen tuberías de agua, gas y el sistema eléctrico no homologado. Y eso, si es que cuentan con ellas…

 

Por este motivo, lo ideal es que se adecúen las instalaciones, siempre pensando en un ahorro energético, tanto para disminuir el gasto de los habitantes en luz, agua y gas, como para respetar al máximo el medio ambiente.

 

3- Reorganizar la distribución de la casa

Si quieres cambiar las estancias, es el momento para decidirlo, así como si quieres añadir nuevas aperturas, como puertas y ventanas. Del mismo modo, decide el tipo de suelo que quieres instalar, y el color de la pintura para las paredes.

 

Si necesitas limpiar humedades, algo habitual en casas antiguas, te irá muy bien realizar una primera limpieza con solución de cloro y pintar con productos especiales antihumedad.

 

Finalmente, sólo te quedará hacerte con los materiales para la reforma y dar comienzo a este proceso, que realmente resulta tedioso. ¡Ánimo con ello!