¿El cigarrillo electrónico es una ayuda para dejar el vicio de fumar?

Los médicos ingleses vuelven a abrir la polémica sobre el consumo de los cigarrillos electrónicos y los beneficios que supuestamente tienen para dejar de fumar. En su último estudio apuestan por la promoción de los vapeadores como se les conocen de forma coloquial.

Para los médicos son una alternativa válida al tabaco ya que pueden ayudar a los fumadores a abandonar su consumo. Los especialistas españoles, caso de los neumólogos son contrarios a este método para abandonar el vicio, ya que siguen manteniendo que no existe una evidencia de carácter científico a esta conclusión.

En lo que coinciden tanto ingleses como españoles es en una cosa, no son inocuos, ya que al final se inhalan elementos tóxicos. Queda claro que son menores que los de los cigarrillos tradicionales, pero también tienen efectos nocivos para la salud del consumidor y se desconoce a qué nivel en un futuro.

Hay dos maneras diferentes de ver el papel del cigarrillo electrónico y el problema del tabaquismo. En el Reino Unido intentar ver el tema como una reducción de daños, ya que si es complicado o no se puede dejar de fumar al menos que sea en menor medida o de manera más lenta). Los estadounidenses, OMS y los neumólogos españoles apoyan otra opción como es la de la abstinencia, ya que no ven útil como estrategia para afrontar el problema.

Los médicos británicos piensan que de todo lo nocivo para la salud que contiene un cigarrillo de tabaco, la nicotina es lo menor perjudicial. Esta sustancia es la que realmente genera la adicción, pero no es carcinógeno por sí misma y tampoco mata.

El humo del tabaco si es el responsable de cargarse la boca, pulmones y todo lo que se encuentre por la combustión, el alquitrán y demás compuestos de gran toxicidad. Así pues, por el motivo de que se reducen los daños, para ellos los vapeadores tienen efectividad cara a que uno deje de fumar y son una opción viable para reducir los daños de este nocivo vicio.

Al final, entre unas y otras opiniones pocas cosas quedan claras, sí parece que son menos perjudiciales para la salud, pero no hasta el punto como para que en todo el mundo sean considerados como la panacea que parecían.

Después de su explosión y posterior desinfle en nuestro país veremos cómo evoluciona el tema del cigarrillo electrónico. Lo mejor para nuestra salud es abandonar, tanto el cigarrillo común como esté.