Mitos sobre la prostitución

Se habla mucho de las prostitutas en el mundo de hoy. Des si sigue siendo una profesión tabú, de si debería legalizarse en nuestro país y si de qué es lo que realmente les lleva a los hombres a querer irse de putas.

La prostitución nunca ha estado exenta de estereotipos y de mitos. Hay muchas razones por las que las (por desgracia) muchas niñas se ven explotadas por la prostitución y los proxenetas. Puede ser una tragedia personal, la adicción a las drogas, o el atractivo del dinero lo que las lleva a esa situación.

Sin embargo, otras muchas prostituas y escorts en barcelona lo hacen voluntariamente y sin extorsión alguna, entonces, ¿dónde se encuentra la fina línea que las separa?

La sociedad parece creer que los hombres tienen impulsos sexuales incontrolables que necesitan ser satisfechos. Este mito justifica la prostitución.

La prostitución como estilo de vida

Aunque muchos no lo crean, todavía hay jóvenes prostitutas que son arrojadas a un mundo de discriminación, degradación y violencia. De ahí que muchas recurran a las drogas como una forma de enmascarar los sentimientos para realizar los actos exigidos y eso sin duda, las deja física y mentalmente dañadas.

Otros pueden suponer que los jóvenes eligen la prostitución como forma de vida. Pero la baja autoestima y los recursos limitados de ciertas chicas o la idea de que pueden llegar a ganar mucho dinero, les hace pensar que su única salida es la prostitución, por tanto, es una elección condicionada por la necesidad.

La prostitución no es un estilo de vida emocionante y glamoroso, esas ideas se basan en fantasías sexuales promovidas por las películas, el porno, la televisión y los libros.

Las prostitutas tienen el control en todo momento.

Otro mito es que las prostitutas tienen poder y control. Las prostitutas son controladas por sus clientes por las demandas de dinero de sus superiores.

Si bien es verdad que en muchos casos, lo que va a suceder en la habitación se concreta previamente, una vez se cierra la puerta, las chicas están en inferioridad y en ocasiones pueden ser llevadas a hacer algo forzosamente.

La prostitución evita delitos sexuales.

El mito de que la prostitución disuade de los delitos sexuales es otra falsedad. Lo único que esta creencia logra es justificar la prostitución y la pornografía. No hay pruebas de que la prostitución disuada de cometer delitos sexuales, cuando en realidad puede ocurrir lo contrario. Las prostitutas pueden ser víctimas de actos violentos, violaciones y en casos mucho más graves, asesinatos. La pornografía alimenta fantasías enfermas y trastornadas, y puede reforzar la violencia sexual.

Una prostituta no es lo mismo que una escort.

Sí y no. Me explico.

Muchos piensan que hay diferencias entre una escort y una prostituta callejera. Que una prostituta de lujo es alguien que es independiente, sofisticada, educada y vive en el lujo y la prostituta no tiene nada más y está dispuesta a todo por dinero.

Si bien el lugar en el que ofrecen sus servicios es claramente distino, el trato es el mismo. Desde el momento en el que una chica ofrece servicios sexuales a un hombre, está en clara inferioridad y eso a la larga, les puede afectar por igual mentalmente.

Realmente es difícil saber cual es la solución para acabar con la prostitución, pues si somos realistas, por mucho que se legalice, seguirá existiendo.