repuestos frigorificos

Neveras: 3 averías comunes que puedes arreglar con repuestos frigorificos

Las neveras son ese aliado imprescindible en el día a día. Vaya, ahora no vamos a descubrir las ventajas de este elemento tan necesario en toda casa pero lo que sí que hay que tener en cuenta es que sí, que a veces se estropean. Y cuando eso pasa no está todo perdido.

Porque muchas de estas averías son menores y de hecho ni siquiera hace falta que llamemos a un técnico para que las arregle. Con repuestos frigorificos y un poco de idea sobre cómo funciona una nevera, fácilmente podemos repararlas nosotros mismos. Así no da tiempo a que todo lo que tenemos en la nevera se eche a perder hasta que viene el técnico y, en especial, nos ahorramos esa factura tan “jugosa” que suelen traer consigo los reparadores.

Por eso le echamos un vistazo a los básicos en averías, esos que puedes arreglar con repuestos frigorificos, que por cierto son piezas oficiales y certificadas.  

Los sospechosos habituales

Obstrucción de hielo

Las neveras no-frost son las reinas del siglo XXI y es porque no hielan pero tienen un problemilla y es que suelen obstruirse. En la parte baja (el congelador) se genera toda la corriente fría y sube por los circuitos hacia la parte alta, la nevera. Y en la nevera hay una especie de trampilla por la que ese frío se dispersa por la parte superior. Pues bien, ésa trampilla puede quedar obstruida por el hielo y hacer que el frío no se reparta bien por el frigorífico. La solución en estos casos es tan sencilla como vaciar la nevera y dejarla 24h desconectada para que el hielo que obstruye se deshaga. Después se enchufa normalmente y problema resuelto.

 

 

Circuitos y tarjetas electrónicas que fallan

Es uno de los casos en los que los repuestos frigorificos pueden venirte de perlas, porque toda la parte electrónica de tu nevera es estupenda para que funcione de forma más eficiente pero pueden fallar. En especial les afectan los cortes de luz, las subidas de tensión… Así que en este caso deberás sustituirlos por piezas nuevas.

 

 

Termostato

El frigorifico necesita de un control y regulación de temperatura, claro, y por eso el termostato. Es una pieza que ha evolucionado con el tiempo y se ha pasado de termostatos electromecánicos a NTC o termostatos electrónicos. De vez en cuando pueden fallar así que hacerse con una pieza nueva es la forma de asegurarle una vida más larga a nuestra nevera.

 

¿Te has encontrado con una de estas averías? ¿Cuánto te costó la visita del técnico o lo reparaste tú mismo/a? Cuéntanos tus experiencias en el apartado de comentarios.